AGARÉ zapatos, confort 100% Español

Entrevista a Ignacio López Modrego, fundador de AGARÉ

Ignacio Lopez fundador Agaré

Su lema es: “La familia unida jamás será vencida” y es que Ignacio López Modrego fundó AGARÉ en honor y para sus hijas: Ana, Olga y Tere. Ellas son las actuales responsables de la marca. Lo mejor de su trabajo fue ver crecer la empresa y disfrutar con lo que hacía cada día.  Escuchando al maestro comprendemos por qué quienes conocen la empresa permanecen unidos a ella fielmente.

AGARE: ¿Cómo nació AGARE?

IGNACIO: La empresa ya existía, el dueño quería trasladarse de localidad y me ofreció la oportunidad de coger el traspaso. No su nombre, pero sí los trabajadores, la maquinaria y la nave.

AGARE: ¿Qué te impulsó a hacerlo?

IGNACIO: Yo era modelista y trabajaba para otras empresas, pensando en el futuro para mis hijas y mi familia me decidí hacerlo. Así surgió AGARÉ en honor a ellas, y llevando sus nombres: Ana, Olga y Tere.

AGARE: ¿Crees que hay que tener un perfil determinado para ser emprendedor?

IGNACIO: Lo pueden hacer todos. Yo no tenía casi estudios, pero no me limité. Siempre me he asegurado de rodearme de las personas que sabían más que yo en sus áreas, que estuviesen preparadas. Y por mi parte, viajar mucho por todo el mundo y asistir a las ferias del sector… a Italia habré ido más de 100 veces!!

AGARE: ¿Cómo fueron los primeros años?

IGNACIO: Era muy fácil entonces. Todo el mundo lo tenía muy fácil porque el mercado estaba en constante crecimiento. Nosotros fuimos de los primeros en centrarnos en el marcado nacional y sólo en Cataluña llegamos a vender más de 84.000 pares en una campaña.

También fuimos de los primeros en especializarnos en el calzado sport para hombre, los diseñaba inspirándome en todo lo que veía de mis viajes y estaban destinados a gente joven que buscaba comodidad para su calzado diario.

AGARE: ¿Qué es lo bueno y malo de ser una empresa familiar?

IGNACIO: Es muy agradecido, nunca he tenido a nadie por encima. Además siempre me ha caracterizado la prudencia, con lo que no he arriesgado si no tenía con que cubrirlo, así que con esta fórmula nunca he tenido grandes problemas con lo que las complicaciones que han surgido las he podido resolver sin dificultad.

Trabajar con mis hijas y enseñarles el oficio, dejarles tomar las riendas cuando llegó la hora también fue algo fácil para mí.

Además, trabajar en un pueblo tan pequeño como el nuestro – Illueca- hace que los trabajadores sean parte de la familia y colaboren con la empresa de forma comprometida.

AGARE: El diseño de los Zapatos AGARÉ. Ayer y hoy, ¿son iguales?  ¿Y el público al que se dirige?

IGNACIO: He diseñado directamente los zapatos de AGARÉ desde siempre, es una función hemos desarrollado internamente. Ha evolucionado con la demanda del mercado, al principio sólo trabajábamos hombre y después introdujimos la colección de mujer, porque era un producto con más rotación. El público al que nos dirigimos es el mismo: personas entre 35 y 50 años que buscan zapatos sport para el del día a día.

AGARE: El sector del Calzado en España, ¿Cómo ve el sector?

IGNACIO: El mercado se ha estropeado. No hay alegría en el comercio. También la competencia es desleal, con producto a 20€ procedente de países asiáticos es muy difícil competir cuando la fabricación nacional no puede bajar de 80 o 90€, es un sistema muy raro para mí. La situación mejorará cuando consigamos nivelarnos con el resto de países europeos y exportemos nuestros productos. Ahora toda la producción europea de las grandes marcas está en Portugal porque sus costes de producción son más bajos. Agaré tiene como principio el desarrollo local y seguiremos apostando por lo nuestro.

AGARE: ¿Qué es lo que se queda de esta aventura empresarial llamada AGARÉ?

Lo que me ha enseñado del mundo. Me ha abierto mucho de miras y me ha ofrecido la oportunidad de tener una vida enriquecedora.

O