AGARÉ zapatos, confort 100% Español

“España Rumbo al Sur ha sido una experiencia única e inolvidable” Por Isabel Esain

isabel esain

En la fase de preselección no sabía qué pruebas tendríamos que afrontar, pero ver a tanta gente de toda España luchando por un único fin ya nos hacía ser conscientes de que ERS iba a ser algo importante, aunque creo que ninguno nos imaginábamos cuanto nos iba a marcar esta experiencia.

 

Cuando recibí la noticia de que iba a África, no supe como reaccionar: no sabía como era la gente, ni el idioma, ni el lugar…pero algo tenía seguro: que el mundo es de los emprendedores.

 

Una vez en África, la estancia fue dura y cansada, pero no dudaría en repetirla. Dormir en jaimas Bere-Beres hechas por ellos mismos, bailar con nativos, ver el amanecer en el desierto después de estar toda la noche andando, beber el agua de los ríos, dormir en lugares con escorpiones…, todas estas cosas fueron únicas, pero nada nos llenaba tanto como poder ayudar a la gente de allí, colaborar con las ONG’s y voluntariados. Cada sonrisa que creábamos era lo que nos motivaba para seguir hacia delante. No tenían gran cosa, pero nos enseñaron que la felicidad está en lo más simple.

 

Llegar hasta el final de esta experiencia no hubiera sido posible sin cada una de las personas de ERS: Los monitores -que aparte de guiarnos y apoyarnos- eran uno más como nosotros, con la ilusión del primer día; el optimista, las enfermeras, los voluntarios del Canal Isabel II, los bomberos… y como no, todos los rumberos. Éramos una familia.

Cuando llegué a mi casa, me sentía extraña. No me tenía que levantar a las 6 de la mañana y vestirme en 5 minutos, el agua no tenía valor aquí y la comida te la daban sin ganártela. Ahora tenía mucha más consciencia de la realidad; había crecido como persona. Todo esto no hubiera podido ser posible sin Agaré, la empresa que me apoyó desde un principio y sin la cual todo esto no hubiera sucedido. Os daré las gracias eternamente.

 

Gracias Agaré, gracias ERS y gracias África por hacer que esto haya merecido la pena, por hacer que me quede con ganas de más.

 

Isabel Esain